The Flow Market Diciembre

Qué mejor manera de “casi” cerrar este gran año que recordando nuestro paso por The Flow Market Getxo en su edición de Diciembre “Especial Navidad”.

Y digo “nuestro” porque una vez más, esto no hubiese sido ni de lejos lo mismo sin la colaboración de una gran profesional y amiga, Paloma Ordoñez de La Foresta. Seré pesada y pensaréis que me ha regalado una pata de jamón o algo, pero es que sólo tengo buenas palabras hacia ella y hacia su trabajo.

A Paloma ya le metí en el fregao de la edición de Noviembre, yo sabía que iba a necesitar ayuda para llevar a cabo todas las descabelladas ideas que se me iban pasando por la mente, y bueno, ella aceptó y surgió una historia preciosa y un stand del que no puedo estar más orgullosa, os lo contaba todo con pelos y señales en este post.

Pues bien, a los pocos días de haberse celebrado la edición de Noviembre, aún con el agotamiento corriendo por nuestras venas y con la mente exhausta, nos propusieron volver en Diciembre para el especial de Navidad. Casi me salió un sí inmediato, pero sabía que debía ser aún mejor que Noviembre, sabía que debíamos dar más, superarlo, y eso era todo un reto. Lo hablé con Paloma, y a pesar de lo reciente del anterior, y del visible cansancio mental que las dos teníamos(creo que fuimos con una gota de sudor de cómic manga, pegada en la frente durante varios días), unas sonrisillas de “me encanta la idea” y de “que no se me note que me apetece un montón” y otra de ” se supone que estoy agotada pero soy masoca y me va el trabajo duro y bien hecho” se nos escapaban entre planes borrosos y un sí indeciso.

Finalmente decidimos ir a por todas y volver a The Flow Market; lo que quedaba del mes de Noviembre se presentaba muy interesante.

Recuerdo la primera reunión para ir proponiendo ideas que hicimos en mi casa…cuanto espesor…qué pocas ideas definidas…cuánto batiburrillo. Fueron dos horas de casi balbucear y de “no sabemos ni por donde nos da el aire”. Algo se esbozaba pero no lo teníamos claro en absoluto. Tengo que decir que tuve un mini-momento de agobio(lo sé, soy Mari-Agobios) de …uyyyyy, vaya jaleo en el que nos hemos metido y estamos sin ideas…

Pero es que cada cosa lleva su proceso y su tiempo, había que pesar, dibujar, buscar referencias, plantear el escenario, visitar de nuevo el sitio, imaginar, imaginar e imaginar. ¡Y planos, muchos planos, me encanta hacer planos!

Poco a poco íbamos perfilando detalles, cerrando rincones y sonriendo por cada mini idea brillante que íbamos teniendo. Ésta vez contábamos con más tiempo para prepararlo todo y creo que precisamente ese tiempo extra fue decisivo para lograr todo lo que logramos.

Reunión tras reunión, millones de trillones de mensajes por WhatsApp(había vida antes de WhatsApp???), decenas de compras, de pedir prestados, de todo. Locura absoluta a medida que se acerba la fecha clave, 7 de Diciembre.

La semana previa todo era revolución, improvisando para lo que nos iba fallando y celebrando lo que íbamos consiguiendo. Cada una seguía además con su trabajo para colaborar un poco con la locura general.

Y llegó aquel fabuloso fin de semana de Diciembre. Olor a Navidad, a trabajo, a esfuerzo y a compañerismo. Nunca nos ha faltado una sonrisa para relajar la tensión del momento, al fin y al cabo estábamos disfrutando como enanas con semejante proyecto. El sábado empezamos a llevar todas nuestras cosas, para poder empezar a montar el escenario de madera para la promoción de Navidad que iba a comenzar aquel domingo. Sábado de mudanza casi casi, porque lo que es sencillas digamos sencillas…pues no somos…somos complicadas, detallistas y nos vamos con la casa a cuestas a todas partes, jajajajaja.

Domingo 6:00AM

Vamos a ponernos en situación, porque cuando sonó el despertador tenía la sensación de haber estado toda la noche de juerga. El cansancio de todos los preparativos sumado a dos noches de casi no dormir gracias a la futura doble otitis de Katalin(algo era ello, algo se estaba cocinando, que pobre), me hizo amanecer con un “no siento las piernas, ni el cerebro, ni nada de nada”. Café en vena como para un clan de camioneros, última carga de cosas en el coche y rumbo al Hotel Igeretxe a comenzar un día largo, espectacularmente largo, pero infinitamente satisfactorio.

Paloma esta vez fue la que engañó(vamos a llamar a las cosas por su nombré) a su marido, a un amigo y a su prima, para que nos ayudasen con el montaje. Al principio íbamos como pollos sin cabeza(últimamente me encanta esta expresión, jajaja), y poco a poco todo se iba ordenado, todo iba cogiendo forma color y olor…olor a chocolate caliente no digo más… 😉

The Flow Market abría sus puertas a las 11:30AM y a las 11:00 nosotras ya teníamos gente esperando! Madre mía que locura, recuerdo ir como un rayo Maqueen al baño a cambiarnos y reconstruirnos las ojeras(ya no había forma de taparlas, bastante teníamos con domar el asunto).

Las fotos que vais a ver de nuestro stand las hice en modo express total corriendo una vez más como 200 pollos sin cabeza(jajajaj) (no puedo evitar imaginarme las cosas, y veo a una banda de 200 pollos sin cabeza corriendo por un granero, jajajajajajaj, estoy fatal, lo sé), la adrenalina corriendo por nuestras venas, unas ganas impresionantes de dar el pistoletazo de salida y comenzar con aquella maravillosa locura de día.

11:30AM Comienza el Show.

El stand de madera que construyó Xabi fue la base de un precioso escenario de Navidad pensado y creado por Paloma. No tengo palabras para agradecer su trabajo, que ha sido sobresaliente. El stand era simplemente mágico, se podía oler la Navidad. Un precioso banderín 100% handmade by Paloma, un trineo como sacado de un cuento de Andersen, alfombras de pelo blancas, un preciosa caja de madera…el muñeco de jengibre..el vasito de leche con su pajita…todo era obra de ella, de su arte, y todos y cada uno de los que habéis pasado por el stand para hacer vuestra foto de Navidad a los peques lo habéis comentado, aquello estaba precioso. Gracias, gracias y gracias. 🙂

Recorriendo el stand te metías en un mundo, como he dicho, mágico, una mesa decorada al detalle, con un bajoplato de cucuruchos de papel antiguo con cubiertos dorados tallados,  colmando el espectáculo visual. Y qué decir del rincón de la tarta…, o del carrito del “Hot Chocolate”…creo que mis palabras sobran, simplemente si no estuvisteis, tenéis que verlo.

No esperábamos tanta expectación, tanta gente esperando su foto de Navidad, tantas buenas palabras y sonrisas. Fue agotador, no vamos a andarnos con rodeos, pero en ese momento no piensas, sólo trabajas, es tan gratificante, que todo lo demás no importa. Soy consicente de que para todos los que estuvistéis esperando vuestro turno, muy probablemente hubo momentos de cansancio y aburrimiento, y de estrés, porque esperar más de una hora en una cola con un pequeñajo dando guerra no es tarea fácil en absoluto…teneís mi total admiración, ¡yo no se si hubiese aguantado con mi pequeña terremoto con tanto barullo que se formó!

Eran ya las 14:30 cuando miré a Xabi entre la multitud(al pobre lo engañé una vez más para que estuviera allí con nosotras dirigiendo un poco a la gente que se iba a cercando al stand, mientras yo sacaba las fotos y Paloma os tomaba nota, además de atender a vuestras preguntas y curiosidades), y le rogué una pausa para comer( mi café en vena de las 6:00AM estaba más que en los pies y creo que Paloma andaba parecido) y el pobre me dice: nooooooooo, no puedes parar, la gente lleva horas esperando a que les atiendas!Y ahí aguantamos hasta que se fue calmando la cosa.

Ya sobre las 15:30 la gente fue marchando a comer, y pudimos parar un ratito para reponer fuerzas. Reconozco que al bajar a cafetería en búsqueda y captura de comida y bebida se me aflojaron los nervios y me salieron lágrimas de toda la tensión del día. De verdad fue abrumador ver tantísima gente, ver vuestras caras, la ilusión de niños y mayores, veros disfrutar con nuestro esfuerzo, con nuestro trabajo, era tanta la emoción contenida, tanto agotamiento, tan intenso todo que no sabía ni por donde salir todo aquello y salió en forma de lagrimas y un abrazo inmenso a Paloma. Aun me emociono leches!!!

En mi pausa para comer aproveché para fotografiar a los demás stands de los tres salones. El montaje era impresionante, aquello estaba a rebosar, cada rincón que veía me encantaba, podías encontrar de todo, desde preciosos juguetes de mi tienda ya predilecta Pequeños Tesoros, hasta jabones naturales, dulces artesanos, diademas de ensueño…un mundo donde perderse para preparar las compras de Navidad. Me dió mucha pena no poder pararme con más atención, porque si soy sincera, pasé un como como un relámpago para poder ver y fotografiar cada stand, ¡y es que mis clientes ya me estaban esperando para sus fotos!

Así que volando me fui de vuelta al escenario de Navidad, cámara en mano, dispuesta a seguir fotografiando a los pequeños de la casa, que hay que ver lo guapísimos que me los trajisteis, madre del amor hermoso. Hubo Papa Noeles (se dice así???), Aldeanitos, ositos…de todo!!! Y yo tirada por el suelo disfrutando como una enana.

Para las 9:00PM estaba ya tomando las últimas fotografías con mi nivel de energía en mínimos históricos. Estábamos absolutamente agotadas, aniquiladas, abrumadas, pero felices y satisfechas.

Paloma tuvo una paciencia de santa, todo el día a mi vera, cuidando que todo saliera a la perfección, y Xabi….lidiando con el jaleo que había allí montado. Un gran equipo sin duda alguna 😉

Una vez que ya se hubo marchado todo el mundo había que plegar y recoger todo aquel despliegue digno de un rodaje de Hollywood por que vamos…hasta una guirnalda de luces colgada del techo no digo más…Menos mal que Borja, el marido de Paloma, se animó a venir con su hermana, su cuñado y su madre, que fueron como una bocanada de oxigeno en un día que no parecía acabar. A mi me faltaron fuerzas y mi parte de la decoración la recogí al día siguiente, sólo ordenar todo aquello ya era un esfuerzo titánico.

Ya a las 11:00PM pude tumbarme en el sofá a ordenar mi cabeza, relajar mis músculos y mi corazón, que aún se me desbocaba de la tensión y la emoción. Gracias a todos, gracias por vuestra presencia, por vuestras palabras, sin vosotros nada de esto tendría sentido.

Y como siempre, os dejo con el recuerdo de aquel día, retales de mi memoria. Imágenes de un gran día.

 

 

876B3327

876B3328

876B3329

876B3330

876B3331

876B3333

876B3334

876B3335

876B3337

876B3338

876B3342

876B3343

876B3352

876B3353

876B3354

876B3356

876B3357

876B3358

876B3362

876B3364

876B3366

876B3368

876B3370

876B3373

876B3377

876B3378

876B3380

876B3383

876B3386

876B3387

876B3389

876B3390

876B3391

876B3394

876B3396

876B3399

876B3401

876B3404

876B3405

876B3406

876B3407

876B3408

876B3409

876B3410

876B3414

unnamed

 

 

 

 

 

Premama: Ainhoa, 34 semanas

Ainhoa+Koldo=Paule

El domingo por la tarde os adelantaba en mi página de Facebook de Petitlolarte ( la página especifica donde seguir mi fotografía familiar) parte de la sesión premama que le pude hacer a Ainhoa en su semana 34 de embarazo.

Fotografiar a Ainhoa fue sumamente sencillo y bonito. Me facilitó mucho mi trabajo, como siempre con su hospitalidad y su confianza en mi. Todo el reportaje lo hicimos en su casa. Primero empezamos las dos solas en su habitación, tomando algunas fotografías de la tripa, intentado que el ambiente fuese lo más relajado posible, y creo que lo conseguimos 😉 . A Koldo le llamamos al cabo de un buen rato, y se animo enseguida a dejarse fotografiar, cosa a veces poco habitual en los hombres, que son un poco más vergonzosos o reservados para estas cosas.

La segunda parte de la sesión decidimos hacerla en el jardín de la propia casa, y hacer partícipe a Gorka, el principie de la casa, que por lo que se, estaba entusiasmado con la idea de hacerse fotos en familia. Silencio, calorcito, un cielo despejado y un sol increíble de atardecer fueron suficientes para redondear una sesión mágica.

Os dejo con mi selección personal del resultado, espero que os guste, y que si os apetece lo compartáis o lo comentéis. Feel free! 😉

Mil gracias y más Ainhoa y Koldo, estoy deseando conocer ya a Paule y poder fotografiarla a ella también. ¡Ya no os queda nada!

Abrazos a todos.

876B7640

876B7650

876B7652

876B7709

876B7738

876B7766

876B7774

876B7778

876B7843

876B7870

876B7879

876B7890

876B7909

876B7916

876B7925

876B7935

876B7966

876B7982

876B7989

876B7990

876B8013

876B8016

876B8023

876B8030

876B8043

876B8047

876B8071

876B8075

876B8081

876B8084

876B8091

876B8087

876B8107

 

 

Marco, 22 días

Hoy por fin tengo el placer de enseñar una de las últimas sesiones de recién nacido que he hecho. Agradecer enormemente a Carmen e Ivan su autorización para enseñar tan bello trabajo. Y hago especial hincapié en esto, porque últimamente me encuentro con bastantes padres recelosos de dar permiso para que muestre las fotografías de sus hijos a pesar de haber quedado satisfechos con mi trabajo, por el miedo que existe en torno a la internet y al robo de imágenes. Entiendo perfectamente esa postura porque por desgracia siempre hay alguien a nuestro alrededor con alguna mala experiencia que nos hace temblar, pero es una pena, porque comentándolo con más compañeros, muchas veces se nos quedan trabajos magníficos en la sombra, y al fin y al cabo nuestra web o blog es hoy en día nuestra mejor carta de presentación, y debemos mantener el trabajo que mostramos actualizado y renovado para que otros futuros clientes puedan ver, comparar, y escoger.

Es un tema bastante delicado que de para un buen debate…pero no es para eso para lo que he escrito esta entrada, sino para hablar del pequeño Marco.

La sesión con Marco puedo decir que fue complicada pero muy muy satisfactoria. Tuvimos que quedar en dos ocasiones para poder sacar adelante la sesión, ya que la primera tarde que vinieron, el pequeño estaba bastante nervioso y no hubo forma humana de poder dormirle. Por suerte la segunda vez que nos vimos ( a los pocos días), la sesión fue un éxito, y todo gracias una vez más al calor humano, la tranquilidad, la paciencia y el amor, una sobredosis de amor incondicional.

Se que Carmen e Ivan se fueron muy contentos, así me lo hicieron saber, y para mi eso es lo que vale, lo que cuenta. Un millón de gracias de nuevo, disfruté muchísimo fotografiando a vuestro pequeño Marco. Aprovecho también a felicitar en especial al padre, que hoy es su día 😉 Espero volver a veros pronto.

Os dejo con mi selección personal de esta bellísima sesión

 

Abrazos a todos!

 

876B5437

876B5478

876B5755

876B5792

876B5808

876B5817

face_876B5819 copia

876B5833

876B5835

876B5846

876B5855

876B5871

876B5873

876B5878

876B5882

876B5896

876B5900

876B5906

876B59162

876B5925

876B5942

876B5951

876B5971

876B5989

876B5994